Mi primera empresa

Legislación activa para desarrollar el Emprendimiento que fomente la reactivación del empleo.

Los emprendedores requieren un marco legal sólido que les permita desarrollar inversiones de largo aliento. Sin embargo el concepto es global: no pueden haber empresas si no hay de pormedio la protección y fomento al  empleo estable y digno.

Los salarios justos son un tema de mucha preocupación para quienes conformamos la lista 35-65 (Alianza País y Unidad Primero). Estamos convencidos que la forma adecuada de pagar un sueldo justo dependerá sin duda de la cualificación del empleado. Hay que darle la oportunidad a quien se ha esforzado y, que a través de la meritocracia alcance una mejor remuneración, en pago a quien invirtió en su profesionalización.

Solidarios también con quienes no tuvieron oportunidades. Los obreros y la mano de obra de hecho, debe recibir compensaciones sociales, pero también deben saber que la explotación es cosa del pasado a donde no volverán.

Equidad y justicia de género para dar opción de desarrollo real a las mujeres. Sobretodo en la vida privada en la que se asignan sueldos arbitrarios y desde donde se originan las distorsiones y posterior trato injusto o sexista. Son nuestras madres, hermanas o parejas a quienes debemos guardar el respeto merecido.

Durante mi vida privada al frente de una empresa que ha mantenido el liderazgo en su sector, que no ha decaído, he aprendido que las metas se logran con esfuerzo de todos. Colaboradores felices que cuidan su espacio de trabajo al que lo ven como propio y lo defienden. Que ofrecen lo mejor de sí mismos.

Seamos recíprocos para que el rendimiento económico sea importante, pero más, muchísimo más, la consecución de las metas sociales que permitan un país más justo, con menos distorsiones.

Exoneración de impuestos

Exoneración de Impuestos. Emprender genera riqueza. Fomentemos esa riqueza con un premio al emprendedor.

Los dos primeros años de un negocio son muy difíciles. Es necesario que los impuestos y sean flexibilizados para que sean un incentivo para quienes optan por esta forma de vida.

Los nuevos proyectos calificados para un crédito y aprobados, deberán ser los que accedan prioritariamente a este Plan.

Estos emprendedores no compiten en deslealtad con quienes tienen un negocio en marcha y pagan puntualmente sus impuestos.

La idea es beneficiar a quienes inician un negocio y ofrecen nuevas plazas de trabajo, partiendo de cero. Es altamente positivo para nuestro país.

Los impuestos nos han permitido transformar a Manabí: la provincia que con el peor sistema vial era Manabí. Hoy en día tiene un completo plan vial que ha transformado a la provincia y ha aprovechado sus recursos turísticos.

El puente “Los Caras” el más largo del país, que soportó el terremoto del 16A, es un ejemplo claro de lo que se hace con los impuestos de los ciudadanos. No podemos olvidar del trabajo agrícola en las zonas rurales y campesinas de Manabí, entre otros.

Aún hace falta mucho que hacer, sin duda, pero Manabí dista mucho del caos y desorden vial en el que vivía, para señalar algunas obras.

Los impuestos son fundamentales (han financiado proyectos valiosos en educación , salud, etc) y como hemos visto, en lo más palpable la infraestructura.

Pero el país y la provincia puede -y debe- renunciar a los impuestos de quienes crean nueva riqueza.

Apoyo al emprendimiento

Apoyo al emprendedor con plazos más largos en los créditos y asesoría financiera incluida.

Ningún crédito debe entregarse sin antes no ofrecer una capacitación adecuada para el manejo financiero de una empresa. Muchos emprendedores fracasan por no manejar adecuadamente los flujos de los desembolsos, los gastos que deben incurrir por imprevistos o la poca disciplina al momento de recibir el crédito.

Es incluso positivo para las instituciones crediticias porque se garantizan a sí mismos, que su cliente utilizará los recursos de manera apropiada, no caerán en mora y serán una institución que aporta socialmente al país.

El buen momento financiero que tienen hoy los bancos debe ser aprovechado para reutilizar el dinero, para su reinversión. La apuesta social y el mismo esquema de negocio deben ser elementos clave a la hora de apoyar al emprendedor.

Además se fomentará reactivar los préstamos a tasas más bajas y con costos menores a plazos más largos. Así nuestros emprendedores, muchos de ellos jóvenes, serán los nuevos empresarios que el Ecuador requiere.

Becas financiadas

Becas financiadas. El desarrollo del Ecuador solo puede ser posible con un nivel educativo acorde a los tiempos.

El Estado diseñó un proyecto muy interesante, el cual fue planificar un crecimiento destinado a crear una masa crítica de científicos, lo cual es altamente importante.

Pero nos hace falta avanzar más, por ello propondré que las becas también vayan enfocadas hacia formar también un liderazgo en los negocios a través de un sistema mixto en la Ley Orgánica de Incentivos para Asociaciones Público-Privadas y la Inversión Extranjera para que el Estado y los empresarios puedan definir cupos o espacios de becas para su personal y formarlos de manera altamente eficiente, formando un contrato de más largo aliento, en el que el beneficiario del crédito educativo deba contribuir a su empresa durante una temporada larga.

Esto es doblemente beneficioso:

  1. El empleado mantiene un empleo fijo durante más tiempo que quienes deben renovar periódicamente.
  2. Planifican su economía a largo plazo durante su tiempo de estudio y mientras devengan el plazo del crédito.

Estas acciones promoverán una renovación del empresariado nacional, no solo es un recambio generacional, es un recambio total.

Créditos a largo plazo

Créditos en condiciones especiales, dirigido prioritariamente para quienes dan su primer paso al desarrollar su negocio.

Una idea es suficiente para empezar una empresa. Pero se requiere de créditos oportunos que permitan a esa idea germinar en una empresa rentable y en marcha, para iniciar las operaciones y ofrecer un producto de calidad, antes que caer en la urgencia por sobrevivir y tener una empresa que además de ineficiente social se vuelva un problema legal para una serie de afectados.

Los negocios no son solo una “tasa interna de retorno”, no es un marcador empresarial solamente. Es una apuesta al futuro que debe ser respaldada.

El crédito es el apoyo clave que requiere quien monta su negocio para iniciar a operar con condiciones seguras que le permitan incluso un capital de trabajo inicial. Muchos tienen ganas de ser emprendedores, de iniciar su propia empresa desde una idea que la consideran brillante, pero se topa con que no son sujetos de crédito, por su condición de no ser empleados formales o no poseer bienes para respaldar su crédito. Esa lógica nos ha llevado a profundizar las condiciones de inequidad.
Este sector de la población podría ser clave en el desarrollo económico del país, como por ejemplo el sector pesquero o agrícola con quienes tenemos una estrecha relación, pero no pueden dar el paso siguiente por la falta de acceso a los créditos para que sus productos, fruto de su esfuerzo de varios días y que lamentablemente se exponen a peligros en alta mar, tengan la oportunidad de fortalecer el país con un implementos modernos o sistemas de asociación que les permita negociar en conjunto y con ello desarrollar su empresa.